Cargando Cargando Cargando
Informes técnicos

Informes técnicos

Plagas en los guisantes

Existen varias posibles plagas en los guisantes de la comarca las cuales se describen a continuación

Contactar

contactar

info@odarpi.com

+34 947 372 069

Informes técnicos

Informes técnicos

imprimirenviarrelacionarcompartir

twitterfacebookmeneamediggfresquimyspacetechnoratigooglewikioyahoo

Plagas en los guisantes

Existen varias posibles plagas en los guisantes de la comarca las cuales se describen a continuación

El cultivo de guisantes está experimentando un auge notorio gracias a la buena adaptabilidad de las variedades elegidas para la comarca de Pisuerga, a la óptima comercialización de las cosechas y a la buena alternativa que presenta en las rotaciones de nuestros campos.

Debido a esta buena implantación de este cultivo vamos a explicar las plagas y enfermedades posibles del cultivo con el fin de conocer mejor este cultivo.

ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR HONGOS:

  1. Damping-off:

    Producida principalmente por el hongo Pythium en preemergencia, aunque puede ser por otros hongos. Causa podredumbre de la semilla o de la plúmula y radícula en la zona de inserción con los cotiledones.

    La enfermedad se manifiesta principalmente en las siembras más tempranas, y especialmente en semillas de escaso vigor, cuando las condiciones ambientales son de frío y humedad, que producen un desarrollo retardado.

    Los tratamientos fúngicos convencionales de la semilla son muy efectivos.

  2. Mildeu lanoso:

    Las plántulas sufren infección si el suelo está infectado. Los síntomas aparecen en cualquier momento durante el ciclo de la planta, cuando las condiciones favorezcan el desarrollo (temperaturas entre 5 y 18º y alta humedad relativa por encima del 85%). La superficie inferior de los foliolos se recubre con el micelio grisáceo o gris-marrón, a menudo con un tono violáceo. En nuestra zona es difícil encontrar esta enfermedad, es más característica de países del norte de Europa.

  3. Fusariosis:

    Existen dos tipos:

    1. Podredumbre del tallo:

      Suele aparecer hacia el final de la floración o durante la formación de las vainas. Las hojas más bajas se vuelven amarillas y las plantas mueren en rodales. El fenómeno es más intenso con temperaturas elevadas y déficit hídrico. Aparece una decoloración rojiza en la parte superior de la raíz y en la parte más baja del talo y las raíces se pudren. Esta enfermedad se puede evitar únicamente con una rotación del cultivo.

    2. Marchitamiento del guisante:

      Los síntomas consisten en una agrisamiento del follaje, con un rápido efecto que progresa de abajo hacia arriba. Las hojas que amarillean después se enrollan acacia abajo a lo largo de la vena.

      La lucha contra esta enfermedad es la utilización de variedades resistentes genéticamente ya realizado en las variedades actuales y la realización de una rotación de cultivos puesto que el hongo vive en el suelo.

  4. Podredumbre del tallo.

    En plantas atacadas aparece en la base del tallo un color negro púrpura, el tallo se constriñe, la planta palidece y puede morir hacia el momento de formación de vainas. Todas las variedades pueden verse afectadas por este hongo pudiendo llegar a la destrucción de la cosecha en combinación con los hongos que provocan fusariosis.

    La lucha en este caso también consiste en una buena rotación de cultivos y el empleo de semilla limpia.

  5. Podredumbre de la raíz.

    Se trata de un hongo, presente en el suelo, que produce podredumbre de las partes más subterráneas de las raíces, por eso su detección sólo se puede hacer en el laboratorio, ya que al arrancar las plantas, los extremos apicales quedan en el suelo. Puede aparecer en plantas jóvenes, que pueden morir, o en plantas maduras, que aparecen enanas y se marchitan, principalmente en condiciones de humedad y buena temperatura. Aparece en suelos pesados escasamente drenados. Las rotaciones adecuadas son esenciales para defenderse de este hogo.

  6. Esclerotinia.

    Suele aparecer próximo a la madurez de la planta. Se presentan manchas como de agua en las hojas y tallos, que después exudan gotitas de un líquido marrón, secándose posteriormente. También a menudo se forma dentro del tallo. Es un honga parásito permanente y aparece cuando las condiciones climáticas son adecuadas. Son efectivos los tratamientos preventivos.

ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR VIRUS:

Hay varias enfermedades pero la más importante es el virus del bronceado temprano del guisante.

Esta enfermedad cuando aparece, se manifiesta en siembras tempranas. Foliolos enteros y/o estipulas muestran una necrosis venal y marmoleado. Este marmoleado, visto de cerca, está compuesto de manchas necróticas marrones con un borde más oscuro, frecuentemente aparece también una decoloración púrpura-marrón. Manchas y venas necróticas a menudo aparecen en los tallos.

Las plantas atacadas por este virus se quedan mucho más pequeñas que las normales, y aparecen dispersas en el cultivo en rodales. Generalmente aparece en suelos arenosos, donde puede llegar a reducir la cosecha. Se transmite por los nematodos y en pequeña proporción por las semillas de las plantas atacadas.

Otras enfermedades virales importantes son el enanismo del guisante, el mosaico común del guisante y el PSbMV (Pea seed borne mosaic) las cuales si principal vía de transmisión son los pulgones.

 

ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR BACTERIAS:

La principal es la roya bacteriana para la que no existe resistencia genética conocida. No hay ningún tipo de tratamiento ni en semilla ni en cosecha, se transmite por la semilla infectada y a través de los restos de cosecha que permanecen en el suelo, aunque este riesgo no dura más de un año.

Los síntomas de la enfermedad, que pueden aparecer en cualquier momento después de la nascencia, se manifiesta como manchas de agua verde oscuras, que aparecen generalmente después de fuertes lluvias. Con humedad alta, estas manchas se unen entre sí. Las lesiones viejas tienden a secarse, dejando manchas moteadas de color marrón oscuro. En condiciones de humedad la enfermedad puede extenderse, muchas plantas pueden morir y la cosecha puede aparecer manchada.

INSECTOS QUE REPRESENTAN PLAGA PARA LOS GUISANTES:

Existen insectos que representan una seria plaga para el óptimo desarrollo del cultivo de guisante. En el siguiente artículo vamos a describir esas plagas y sus efectos.

  1. Sitona (Sitona lineatus):

    Ataca a las plantas alrededor del mes de febrero o marzo, según las siembras. Primero los adultos de este coleóptero, de 4-5 mm de kargo, de color gris verdoso a marrón rojizo, comen los foliolos de las plántulas a mordiscos semicirculares en el borde muy característicos. El daño en el cultivo no parece ser muy importante. Estos adultos ponen varios cientos de huevos que, después de la incubación 2-3 semanas, dan lugar a las larvas, de color blanco, con la cabeza marrón amarillenta, sin patas y de 5-6 mm de longitud. Estas larvas penetran en el suelo y se alimentan de los nódulos de las raíces, produciendo daños considerables en la producción por atacar directamente a la alimentación nitrogenada de la planta, aunque sean difíciles de evaluar.

    La destrucción de los adultos con insecticidas adecuados es la mejor forma de lucha contra esta plaga.

  2. Pulgón verde.

    Es un pulgón verde claro de 2,5 – 3 mm de longitud, con antenas tan largas como el cuerpo.

    Pueden producir daños en el guisante, tanto directamente cuando las colonias son muy grandes, como indirectamente, transmitiendo virosis como la de la amarillez apical o la del mosaico del enanismo.

    Entre los daños directos podríamos destacar abortos florales, deformación de las vainas jóvenes, debilitamiento general de la planta, menor peso del grano, etc.

    Cuando además, la planta está pasando por un periodo de estrés hídrico, los daños pueden llegar a ser importantes.

    Los áfidos ingieren savia de las plantas, azúcares y aminoácidos, y excretan el exceso como un líquido dulce, que es medio ideal para ser colonizado por hongos saprofitos.

    Hay suficientes aficidas en el mercado. El tratamiento contra los pulgones se debería hacer tan pronto aparezcan las primeras colonias.

  3. Gorgojo del guisante:

    El adulto es de color marrón, con antenas negras, mientras que la larva es amarillenta con cabeza morena, en su máximo desarrollo llega a alcanzar 5-6 mm.

    Al inicio de la floración los adultos, que se alimentan de polen y pétalos, realizan la puesta sobre las vainas verdes.

    La larva perfora la vaina y penetra en el interior de un grano, donde inicia su desarrollo, que se prolonga durante mes y medio, e incluso prosigue después de efectuada la recolección.

    Cuando el desarrollo de la larva se ha completado, los adultos salen del grano durante el verano, en el otoño o en la primavera siguiente para iniciar el ciclo.

    Los granos pueden llegar a perder su poder germinativo, y la cosecha queda muy despreciada.

    La lucha contra el gorgojo, que en nuestras condiciones puede llegar a convertirse en un auténtico problema, tiene dos frentes: En el campo, cuando las temperaturas alcanzan unos 20ºC y se inicia la formación de las vainas en el primer piso floral. En el granero, para destruir aquellas larvas que hayan podido sobrevivir en el interior de los granos.

    Para la lucha en el campo existen multitud de insecticidas en el mercado, el tratamiento en el granero podría hacerse con fosfuro de aluminio por una empresa especializada.

  4. Polilla del guisante:

    La polilla adulta mide entre 12-15 mm, de color marrón plateado. La oruga es de un color crema blanquecino con cabeza marrón.

    Su tamaño depende del grado de madurez, oscila entre 3-6 mm, se encuentra dentro de las vainas, bien sola o en pares, donde se alimenta de los granos, destruyendo normalmente dos y llenando el resto de la vaina de deyecciones, lo que puede dar lugar al rechazo de la cosecha, sobre todo en el caso de los guisantes para consumo humano.

    El adulto pone sus huevos pequeños y planos, hasta 250, aisladamente o en grupos de 2-3 sobre hojas y estípulas, durante la floración. Estos huevos eclosionan en 10-14 días, y la larva emigra, comiendo algo en las hojas durante las 24 horas siguientes, buscando una vaina joven en la que penetrar, y donde come y destruye generalmente dos semillas durante 3-4 semanas, periodo en el que alcanzan su máximo desarrollo, buscan su salida y se dejan caer al suelo, donde tejen un capullo en el que invernan hasta la primavera siguiente.

    El adulto pasa generalmente desapercibido en el cultivo, aunque se pueden observar sus vuelos en las tardes soleadas de primavera.

    El mejor momento para combatir la plaga, que es crítico, es durante el periodo que media entre la eclosión de los huevos y la entrada de las larvas en la vaina. Para conocer esta momento es conveniente el establecimiento de alguna trampa con feromonas, que atraen a los machos. El número de capturas en dos días consecutivos ayudará a tomar la decisión del tratamiento insecticida, junto con el dato de las temperaturas máxima y mínima registradas en la explotación.

    Una buena medida es tratar la cosecha en plena floración y repetir 10-15 días más tarde.Además de las plagas aquí descritas, que creemos son las más importantes en nuestras condiciones, hay una docena de otras plagas que pueden atacar al cultivo del guisante, y que podrían revelar en cualquier momento como importantes en una zona determinada. Aquí no las vamos a describir para no ser exahustivos.

Tel.: +34 947 372 069

Fax: +34 947 372 087

info@odarpi.com

Odarpi S. Coop.

C/ Fernán González, 1

09100   Melgar de Fernamental

Burgos - España